El diseño automotríz en el mundo de la pasta

¿Sabes qué tienen de común los siguientes automóviles? BMW M1, Maseratti Quattroporte, Saab 9000, Ford Mustang (2006) y el Delorean. Si aun no adivinas, todos fueron diseñados por la misma persona, el legendario diseñador de autos italiano, Giorgetto Giugiario. De hecho, en 1999 él fue nombrado el diseñador de autos del siglo XX. Puede que no seas un aficionado de los autos, pero de algo que probablemente sí, es la comida, pasta para ser específicos.

El mundo de la pasta en Italia en la década de los 80’s era muy competido. Lo único que diferenciaba las marcas de otras, eran los precios, casi todas tenían la misma calidad. Fue entonces cuando la marca Voiello tuvo la grandiosa idea de lanzar al mercado una pasta como ninguna otra. Es por eso que contrataron a Giugiario para hacer el trabajo. Tal vez se pregunten ¿Qué tiene que ver una pasta con un diseñador de autos? En realidad, no son mundos tan diferentes. Como los autos, la pasta es un ejercicio de estructura, cada pasta que conocemos está diseñada para acompañarse con una salsa especifica, para así, tener la perfecta combinación entre sabor y textura.

La pasta que la marca lanzaría, tendría que tener las siguientes características: no debía absorber tanta salsa, debería incrementar su volumen con agua, debería ser la mitad de densa que el espagueti, debería de ser estética, por último, debería de ser agradable en sabor. Al final, Giugiario propuso 12 diseños de los cuales solo se mandó a producción uno: Marille.

Otro caso similar es el de Phillipe Starck, otro diseñador industrial legendario. En esta ocasión, 4 años después de Giugiario, la marca Panzani comisionó a Starck para diseñar su nueva pasta innovadora. El proceso de diseño es igual de interesante. A continuación te dejamos las palabras de Starck cuando habló sobre su pasta, Mandala, en una conferencia en Harvard.

“Ok ¿Qué puedo hacer con la pasta? ¿Por qué no encanta la pasta? ¿Cuándo nos encanta la pasta? Nos encanta la pasta cuando somos niños, cuando estamos enfermos o cuando estamos viejos – en otras palabras, cuando estamos nostálgicos. Pero el problema es que cuando comes pasta, engordas. Tal vez, lo que puedo hacer es darles el mismo placer, pero sin hacer a las personas engordar. ¿Cómo puedo hacer pasta que sea 10% pasta y 90% aire? Si haces un tubo, tienes el 90% de aire, pero cuando lo cocinas se colapsa. Es por eso que pensé en un soporte que mantendría la pasta abierta. También porque los americanos y los franceses siempre sobre-cocinan la pasta, por eso tiene otros dos soportes laterales para que mantenga su forma aun cuando la sobre-cocinas.”

Al final, las dos pastas fracasaron en el mercado, las personas no sabían como cocinarlas, el diseño no dejaba que se cocinara uniformemente y simplemente no eran lo que el público esperaba. Pero aun así, es interesante, ver como las marcas hacen esfuerzos fuera de su industria para ser más innovadoras. ¿Qué otros ejemplos de inspiración en otras industrias conoces?

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.