Con Placido Domingo tu café sabe mejor

Charles Spence, profesor de psicología en la Universidad de Oxford, dice que puede hacer que un salmón te sepa mejor con solo escoger la canción adecuada mientras te lo comes. El profesor estudia cómo es que nuestros sentidos interactúan entre ellos para cambiar nuestra percepción sobre las cosas. De hecho, sus estudios lo llevaron a ser ganador de un Ig Nobel (Un premio similar al Nobel que premia descubrimientos inusuales). El origen de su descubrimiento fueron las Pringles.

 

 

En su primer experimento, hace 15 años, logró alterar la percepción de frescura de las Pringles. En este estudio Spence alteraba el sonido del crujir de las Pringles haciéndolo más agudo o más grave. Como resultado descubrió que los participantes percibían 15% más frescas las Pringles cuando el sonido era más agudo, a pesar de que todas las papas venían del mismo paquete. Desde entonces, el profesor descubrió muchas otras cosas, descubrió que percibimos que el mousse de fresa es 10% más dulce cuando se sirve en un contenedor blanco que en uno negro, que el café es casi el doble de intenso cuando lo tomamos de una taza de cerámica que cuando lo tomamos de una tasa de vidrio o que las galletas se sienten más crujientes o duras cuando las comemos sobre una superficie lisa que cuando las comemos en una superficie rugosa.

 

Los descubrimientos de Spence lanzaron una tendencia para modificar todo tipo de cosas, desde empaques, el sonido de la Nespresso, hasta la comida de los restaurantes con más renombre, como los de Ferran Adría. De hecho, Spence fue contratado para diseñar el sonido que hacían los desodorantes en spray de Unilever. En este proyecto se dieron cuenta que si el AXE hacía un sonido de spray más fuerte podría apelar más a los hombres jóvenes. Por otro lado el desodorante de Dove, fue diseñado para hacer un sonido más suave para apelar al mercado de Dove. De igual manera ha trabajado con otras compañías como British Airlines. Para ellos diseñó un set de canciones que acompañan a cada platillo que la aerolínea sirve en sus vuelos transatlánticos. Por ejemplo: Escuchar la interpretación de “Somewhere only we know” de Lilly Allen puede hacer que tus Fish & Chips tengan un mejor sabor. Esta es su playlist:

 

 

Tal vez no parezca el estudio más importante, ni aquel que va a cambiar el curso de la humanidad, pero las implicaciones que tienen los estudios de Spence pueden ser la base de nuevos diseños que si cambien nuestro día a día. Es interesante como descubrimientos “sencillos” pueden tener un impacto en la forma de como consumimos las cosas. ¿Crees que podamos seguir descubriendo nuevas aplicaciones para los estudios de este profesor?

 

Si quieres saber más te recomendamos leer su nuevo libro: Gastrophysics: the new science of eating , o la publicación de su primer experimento: THE ROLE OF AUDITORY CUES IN MODULATING THE PERCEIVED CRISPNESS AND STALENESS OF POTATO CHIPS

 

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.