Educación emocional para niños con autismo

Guy Hoffman es un maestro de la universidad de Cornell que estudia la interacción entre los robots y los humanos, recientemente se asoció con Google para crear un robot que ayude a niños con autismo a identificar situaciones emocionales.
Blossom es un robot que fue desarrollado para ver videos junto con niños y actuar de cierta manera para darles pistas sobre los sentimientos vividos ayudándoles a que aprendan a identificar, entender y reaccionar a ciertas emociones y comportamientos sociales.
Además de eso, el robot fue diseñado con materiales semi-rígidos como ligas de plástico, silicon, cuerdas, madera y algodón para crear una máquina con un sentir más orgánico. Los movimientos de Blossom se parecen a los de una marioneta haciendo que parezca que tienen pensamientos y emociones como los de un ser vivo.
El robot también se puede personalizar, cambiando el exterior con tejido crochet a cualquier animal o apariencia que se requiera. El objetivo es hacer los robots más accesibles y que los niños se puedan identificar con ellos de manera más natural.
Como ya sabemos la tecnología avanza a pasos agigantados, pero una de las mejores aplicaciones es poder usar estas nuevas herramientas para mejorar la salud y desarrollo de los niños. Una parte única e innovadora de este proyecto es la forma en que reinterpretaron el diseño de los robots comunes para adaptarlo a las necesidades perceptivas y sensoriales de los niños.
¿Cómo podemos seguir usando la tecnología para seguir diseñando objetos que ayuden a mejorar procesos de la educación emocional en los niños con autismo?

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.