Un supermercado cultiva sus propios productos orgánicos.

Los techos de los edificios en las ciudades representan un enorme espacio desaprovechado, por lo que los gobiernos de algunas ciudades al rededor del mundo están pasando leyes que obligan a los propietarios a aprovechar los techos convirtiéndolos en techos verdes. Un supermercado en Montreal llamado IGA supermarket decidió llevarlo al siguiente nivel.

El techo verde del supermercado será un huerto urbano atendido por los empleados del supermercado para cultivar productos y venderlos en la tienda.

Para facilitar el cuidado del huerto, aprovecharon el sistema de deshumidificación del supermercado para instalar un sistema de irrigación, recuperando agua que el establecimiento tiraba diariamente. En el huerto se cultivan 30 tipos diferentes de vegetales como kale, tomates, berenjenas, lechuga, rábanos, ajos y más.

Normalmente los techos verdes utilizan un sistema hidropónico para el cuidado de las plantas ya que la mayoría de los techos no fueron construidos para soportar el peso de la tierra de un jardín común. El supermercado se dio a la tarea de remodelar el techo para poder tener un jardín con tierra. Lo que hizo que los productos cultivados en este huerto urbano sean categorizados como orgánicos por el Ecocert de Canadá.

Con un jardín así, el techo del supermercado comenzó a atraer muchos insectos. Muchos de ellos dañinos para las plantas. No quisieron recurrir a pesticidas para acabar con este problema ya que perderían la certificación orgánica de sus productos. Lo que hicieron fue plantar una serie de flores especiales con aromas que alejaban a los insectos dañinos. Para cuidar de estas flores se instalaron ocho colmenas de abejas, ayudando a solucionar el problema de la plaga y generando cerca de 600 frascos de miel que el supermercado puede vender.

Todos los productos cultivados en el huerto son vendidos en el supermercado al mismo precio que los productos orgánicos de otros productores, y están marcados con una etiqueta que dice “fresh from the roof.”

Con esta remodelación el supermercado no solamente cumplió con las exigencias ecológicas de la ciudad sino que obtuvo una certificación Leed Gold para el edificio, ya que el jardín ayuda a reducir la necesidad de calefacción durante los meses de invierno al actuar como un aislante natural.

 

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.