Divertido esperar

Smart se dio cuenta  de que a la gente le molesta esperar y cruza la calle sin respetar los semáforos. Esto hace muy peligrosos estos cruces. A partir de esta observación, a la empresa automotriz se le ocurrio una idea: LA LUZ ROJA BAILARINA.

En una plaza pública en la ciudad de Lisboa, se instaló una cabina. En esta, la gente podía entrar de una en una y bailar. Cada uno de sus movimientos era registrado y transmitido en tiempo real a semáforos que estaban en rojo.

¿Qué logró esto? Al estar los peatones entretenidos viendo a la luz roja bailar, 81% de la gente dejó de aventurarse a cruzar la calle antes de tiempo.





DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.